Setúbal, Alentejo y Douro… Enoturismo por Bodegas Centenarias de Portugal

José Maria da Fonseca en Setúbal, Cartuxa en Alentejo y Quinta de Vale Meão en el Douro son algunas de las grandes “quintas” portuguesas visitadas durante este primer semestre de 2019. Tres bodegas centenarias de memorable y recomendable experiencia enoturística…

¡Un placer compartírosla!

Pero antes de hablar de ellas, unos apuntes vitivinícolas sobre las regiones y las denominaciones de origen en las que se ubican.

En Setúbal, reina la “casta” o variedad de uva Castelão. La Castelão de Setúbal es compartida con Alentejo y Tejo, crece mejor en climas cálidos y suelos secos y arenosos. Se hizo muy popular bajo el nombre de Periquita, gracias a un productor nacido en el Dão que más tarde se estableció en Setúbal, José Maria da Fonseca, fue él quien la plantó en un viñedo en Cova da Periquita. El vino se hizo muy famoso en la región, y poco después en todo Portugal, así es como Periquita se asoció con la variedad de uva. Además Setúbal es conocida por sus grandes moscateles. De hecho, el mejor licoroso del Concurso de Vinos de Portugal de 2019 fue para Alambre Moscatel de Setúbal 20 años, de José Maria da Fonseca.

En Alentejo predomina la tradición portuguesa de elaboración de vinos multicastas en los que en los tintos frecuentemente intervienen la Aragonés (que es nuestra Tempranillo y que en el norte de Portugal es llamada Tinta Roriz), la Trincadeira, la Alfrocheiro (si bien ésta originaria del Dão) e incluso variedades extranjeras como la Cabernet Sauvignon y la Alicante Bouschet. Dan buen ejemplo de ello las grandes marcas catadas en nuestra visita: Pêra Manca, Cartuxa y el clásico recuperado Tapada de Chaves.

En el Douro son los maestros de los vinos “de lote” o ensamblajes de muchas y autóctonas castas, tales como la Touriga Nacional, Touriga Franca, Tinta Cão, Tinta Amarela, Tinta Francisca y Tinta Roriz, (variedad tinta más plantada en Portugal, si bien en el Douro es la Touriga Franca). Es en esta región donde encontramos algunos de los vinos históricamente más caros e icónicos, como el Barca Velha de Casa Ferreirinha. Otro gran y actual premiado ejemplo sería el Quinta do Vale Meão – Douro, Tinto, 2016 de F. Olazabal & Filhos, reconocido entre los TOP 30 de los Premios Grandes Escolhas 2018.

La bodega de José Maria da Fonseca en Setúbal

Secular y llena de contenido es la historia con la que se recibe a las visitas en la Casa Museo de José Maria da Fonseca en Azeitão, Setúbal. Con fachada decimonónica y jardines de ensueño por los que tengo la suerte de pasear y charlar con la persona de gran carisma que es Domingo Soares, enólogo administrador de la empresa (empresa que además cuenta con bodegas en el Douro y Alentejo) y sexta generación de la familia bodeguera de los Fonseca.

El recorrido de nuestra visita continúa por las antiguas bodegas de Adega da Mata y Adega dos Teares Novos, que alberga las barricas del famoso Periquita. Llegando por último a la Adega dos Teares Velhos, donde en “pipas” reposan tesoros de moscateles de Setúbal con más de cien años.  Mientras, para su deleite y el nuestro, se escucha de fondo una celestial música de canto gregoriano. Algo de este mágico momento se puede apreciar en el siguiente vídeo:

Terminamos la visita en la zona de cata de la tienda de vinos abierta al público, donde además de la atractiva y extensa oferta vínica podemos adquirir otro producto estrella de la zona, que es el queso de Azeitão. Nos despedimos con el enorme privilegio de comentar con Domingo Soares su gran obra, los maravillosos generosos de la casa: Aguardente Espírito, Aguardente Velha Reserva 1964, Aguardente Mosca, Alambre 10 Anos, Alambre 20 Anos, Alambre 30 Anos, Alambre 40 Anos, Alambre Moscatel de Setúbal, Alambre Moscatel Roxo de Setúbal, Bastardinho de Azeitão 40 Anos, Coleção Privada Domingos Soares Franco Moscatel de Setúbal (Armagnac), Coleção Privada Domingos Soares Franco Moscatel de Setúbal (Cognac), Coleção Privada Domingos Soares Franco Moscatel Roxo, Moscatel Roxo 20 Anos, Trilogia.

Catamos algunos de los arriba citados y,  por su exquisita rareza, mencionamos la cata del Bastardinho de Azeitão 40 años, elaborado con la uva tinta Bastardo, con tonalidades de oscuro caoba y nariz plena de frutos secos (avellanas, nueces) acompañados de notas balsámicas y especiadas, paladar redondo afrutado y con excelente acidez (ésa frescura que hace grandes a todos los moscateles de Setúbal…), final de cata prolongado,¡infinito!

Casa Museu Jose Maria da Fonseca

La Bodega Cartuxa en Alentejo  

La “Adega Cartuxa-Quinta de Valbom”, que cuenta con 450 hectáreas de viñedo, fue un antiguo colegio Jesuíta situado junto al Convento de Cartuxa, donde ya en 1776 funcionaba un importante lagar de vino. Desde 2007 es la bodega de guarda de los vinos y la sede del Enoturismo Cartuxa.

La institución detentora de la bodega Cartuxa es la Fundación Eugenio de Almeida-FEA, además de la icónica marca Pêra Manca (el Barca Velha de Alentejo) cuenta la bodega con las marcas Scala Coeli, Cartuxa, Foral de Évora, EA y Vinea. Además, FEA, adquirió en 2017 la conocida marca de vinos de Portalegre Tapada do Chaves, recuperando así un clásico Top Alentejano desde la década de los sesenta del pasado siglo, vinos de viñas centenarias en suelos de granito, con especial microclima influenciado por la Sierra de São Mamede. 

La Fundación Eugenio de Almeida fue fundada en 1963 por un hombre profundamente humanista, Vasco Maria Eugénio de Almeida, que adaptó la misión de hacer más por las personas. En sus más de 6000 hectáreas de tierra, con cada botella de vino o aceite comercializado en el mundo, la Fundación Eugénio de Almeida aún hoy produce y crea riqueza, invierte en el campo de las artes y de la cultura, de la educación y del patrimonio, de los servicios educativos y sociales, de la solidaridad y del voluntariado.

António Baptista, Wine & Olive Oil Ambassador de la Fundación, hermano de Pedro Baptista, enólogo de Cartuxa, nos recibe con una estupenda bienvenida que da paso a una completa visita a la bodega, e incluso catamos con parte del equipo comercial una buena representación de sus vinos y aceites, referencias top de altísima calidad. En el recuerdo todos, pero especialmente un Pera Mânca Blanco 2016, con binomio de variedades blancas autóctonas Arinto y Antão Vaz, que se expresó en nariz lleno de fruta y con lo mejor de la tipicidad de ambas castas, frescura y perfil mineral de la Arinto y notas florales de la Antão Vaz, equilibrado y con cuerpo en boca, largura y persistencia final. Sorprendió además un espumoso Cartuxa Reserva Brut 2010 y un Tapada do Chaves Tinto 2011 Vinhas Velhas, grato descubrimiento catar este clásico renovado.

Terminamos con un paseo por la preciosa ciudad de Évora, patrimonio de la humanidad y la única ciudad portuguesa miembro de la red de ciudades más antiguas de Europa. Nos asomamos con curiosidad y sobrecogido respeto a las rejas del convento de clausura de los monjes cartujos, otro momento especial el de poder conocer de primera mano parte de su impresionante historia. Y concluimos con un estupendo almuerzo, en el espacio – abierto al público- en el centro de Évora, y de muy recomendable visita: Enoteca-Restaurante Cartuxa-Évora

La bodega Quinta do Vale Meão en el Douro

La preciosa Quinta do Vale Meão  (Finca del Valle del Medio sería su significado) fue la última obra de la mujer pionera del vino portugués que fue Antónia Adelaide Ferreira, proyecto que finalizó poco antes del fallecimiento de la querida Dona Antónia en 1986, coloquialmente conocida por “la Ferreirinha”. 

La Quinta se encuentra en el centro de un meandro del Douro Superior, en Pocinho, Guarda, término de Vila Nova de Foz Côa, con 270 hectáreas de valle y parte de monte, de las cuales más de 60 son de viñedos y unas 40 de olivos.

Realizamos la visita acompañando a un importante grupo de comunicadores del vino de Portugal, guiados por el fantástico equipo de la revista Grandes Escolhas nos recibe con gran hospitalidad Jaime Olazábal, hijo de Francisco y gestor de la empresa junto con sus hermanos, Francisco y Luísa. La familia propietaria, Francisco Olazábal & Filhos, como su propio apellido indica tiene un interesante origen vasco, además de ser los hijos la cuarta generación directa de “la Ferreirinha”, mucha historia que contar que daría para un próximo artículo.

De la excelente cata y almuerzo ofrecido ante un impresionante paisaje douriense, compartir el especial recuerdo de un Vale Meão 2013 lleno de fruta y frescura, con notas violetas y un fondo especiado, de final aterciopelado y complejo. Y dos Oportos, orgullo de la casa, un Tawny Colheita Particular 1999 que era todo finura y buena guarda y un potente Vintage Port 2017, lleno de color y expresividad en boca. Sin olvidarnos de su delicioso aceite de Tras-os-Montes DOP, elaborado con las apreciadas variedades de aceitunas autóctonas Verdeal, Cordovil y Cobrançosa, pleno de aromas de hierba fresca y fruta verde, con paso de boca equilibrado, pero de intenso y elegante picor y amargor.

Y, porque hay imágenes que valen más que mil palabras, aparece en los archivos esta foto autoría de Viva o Vinho y nos despedimos con este gran recuerdo del momento compartido. ¡Salud! Saúde!!

 

Vinos de Lisboa

Concurso de Vinos de Lisboa 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Concurso de Vinos de Lisboa 2019. Foto del Jurado de cata.

El mes de Julio que hoy acaba comenzó con la magnífica convivencia de cata acontecida durante el Concurso de Vinos de Lisboa 2019, celebrado en las excelentes instalaciones del hotel Dolce Campo Real de Torres Vedras.

Antes de zambullirnos de lleno en Agosto, compartimos un resumen de lo aprendido y enviamos en primer lugar, un afectuoso agradecimiento al premiado enólogo portugués António Ventura, por su atenta invitación a formar parte del jurado en esta edición.

Los vinos de Lisboa antiguamente eran llamados, en función a la procedencia de su región, vinos de Estremadura. El cambio de nombre a Vinos de Lisboa, ha sido sin duda reconocido y celebrado, especialmente en cuanto a posicionamiento de mercado nacional y de exportación.

Los vinos de Lisboa son vinos de mar y montaña, con precioso paisaje junto a la capital de Portugal, en el que destaca la presencia constante de humedad marítima y un conjunto de sierras en paralelo al mar (Serra de Sintra, de Montejunto, de los Candeeiros y Serra de Aire).

Es un placer visitar, al lado de la ciudad de Lisboa, las históricas y singulares Denominaciones de Origen de Carcavelos, Bucelas y Colares, y esto es posible a día de hoy gracias a la perseverancia de algunos productores locales que heroicamente han sabido salvarlas del peligro de extinción derivado de la urbanización del territorio.

Entre valles y colinas están las siempre llenas de hospitalidad “Quintas” de Alenquer, la DOC Arruda y Torres Vedras, esta última compartió Capital Europea del Vino con Alenquer el pasado año 2018.

Al norte se encuentra la DOC Óbidos, con blancos y tintos espléndidos, y cerca la DOC Lourinhã, de exquisita calidad en la elaboración de arguardiente. Alrededor de Alcobaça (siempre recomendable la visita a su imponente monasterio) aún se hace vino cuidando el legado heredado de los monjes del Cister, en la DOC Encostas D’Aire.

En la región se encuentran las más importantes variedades autóctonas portuguesas destacando en las uvas blancas la variedad Arinto, principalmente en la DOC Bucelas. De entre las “castas” blancas presentes en los Vinos de Lisboa referimos así a la Arinto, Malvasía Fina, Viosinho, Fernão Pires, Moscatel Galego, Alvarinho, Vital, Jampal y a las foráneas Chardonnay y Sauvignon Blanc.

En las tintas también hay una variedad autóctona a destacar, como es la Ramisco de Colares, pero hay otras grandes del país como la Touriga Nacional, Touriga Franca, Aragonés, Castelão, Trincadeira e internacionales como Cabernet Sauvignon, Alicante Bouschet, Merlot, Syrah, Petit Verdot, Caladoc,etc.

El Concurso de Vinos de Lisboa 2019, organizado por la Comissão Vitivinícola da Região de Lisboa y por la Confraria dos Enófilos da Estremadura – Vinhos de Lisboa dio cabida en esta edición a 180 vinos en categorías de blancos, rosados, tintos, espumosos y aguardientes, con premios catalogados en 3 medallas de Excelencia, 40 de Oro y 11 de Plata.

El recientemente nombrado Presidente del CVR Lisboa, Francisco Toscano Rico, asume el reto contagiando un entusiasmo confiado en la calidad y diversidad de unos vinos que crecen en ventas más de un 20% anual y cuya exportación representa más del 80% de la producción. A lo que sumamos que las proyecciones para este final de año superan el record alcanzado el pasado, en cuanto a volumen de vino certificado y auguran el aumento de exportaciones en más de un 50%.

Los Vinos de Lisboa en la categoría de “Excelentes” del año fueron un tinto de Syrah, un blanco de Alvarinho y un blanco de cosecha tardía. 

Zavial Syrah Reserva tinto 2015 (Vidigal Wines)
Página Alvarinho Escolha branco 2018 (Romana Vini)
Quinta do Convento de N.ª Sr.ª da Visitação Colheita Tardia 2015 (Quinta do Convento da Visitação)

Además fueron atribuidas numerosas medallas de Oro, 15 para la categoría de los tintos, 1 para rosado y 22 para blancos (que incluían un vino de licor y un “vinho leve”, propio de la región) y 2 para aguardientes. Hubo también 11 medallas de plata.

Dejamos imagen de dos de los vinos ganadores con fondo de paisaje de la región de Lisboa. Foto autoría de la revista de vinos de Portugal, Grandes Escolhas.

Douro TGV – Turismo, Gastronomía y Vinos del Douro

Douro TGV – Turismo, Gastronomía y Vinos del Douro

 

Video La Vida Ibérica TGV Douro 2019

 

Douro TGV 2019, 29-31 de Mayo, Vila Real, Portugal . Tres días dedicados al turismo, la gastronomía y los vinos de la denominación de origen vitivinícola más antigua del mundo, Douro.

Primer día, el sector del Turismo promoviendo en esta ocasión la ciudad de Vila Real como puerta de entrada al Douro. Segundo día, se consigue por primera vez en lo que respecta a la Gastronomía local, poner en debate y llamar a la mesa a los protagonistas de las ocho carnes DOP Douro e Trás-os-Montes. Además se realiza otra interesante actividad gastronómica, dedicada a la formación en cata de aceites de oliva virgen extra, con las apreciadas variedades de la zona. Durante el tercer día, el debate alrededor de los vinos del Douro puso el foco en que productores e instituciones aúnen fuerzas y revisen reglas en pro del mejor y merecido posicionamiento de mercado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En paralelo se ha celebrado el Concurso de Vinhos Douro TGV y, como cierre, la entrega de premios y el showroom de los productores en convivencia con los invitados, que aprovechamos para felicitarles y comprobar la excelente calidad de los vinos del Douro.

Entre los vinos blancos vencedores,  ‘Meruge 2017’ (Lavradores de Feitoria), ‘Maria de Lourdes 2017’ (CARM) y ‘Castelo Negro & Avesso 2018’ (GUAPOS Wine Project).

En la lista de los mejores tintos ‘Fragulho 2016’ (Casa dos Lagares), ‘Pintas Character 2016’ (Wine & Soul),  ‘Mafarrico A Minha Vinha 2015’ (Álvaro Martinho),  ‘Passadouro Touriga Nacional 2016’ (Quinta do Passadouro) y ‘Anónimo 2015’ (Ávidos Douro).

 

 

 

 

À Mesa Com…

À Mesa Com… Um programa de Agostinho Peixoto e Rui Alberto Sequeira. 
Hoje temos como convidada Sara Peñas, professora da Vini Portugal em Espanha.somellier e autora do Blog «La Vida Ibérica»

Enoturismo “EarthDay” en la Dehesa de Extremadura

Visita a la bodega Encina Blanca de Alburquerque con la Escuela Europea del Vino de Badajoz. Historia, paisaje ibérico fronterizo, lagares rupestres, variedades autóctonas y vinos con mucho que contar y celebrar.

La Encina Blanca de Alburquerque es bodega, viñedos y restaurantes, en Badajoz, en Alburquerque y uno próximo integrado en un complejo turístico de Marvão-Portugal. Conocí a su propietario, José Rivero Sudón, siendo alumno de la primera promoción del curso de la Escuela Europea del Vino en Badajoz. Curso que dirige la Enóloga Carmen de Aguirre y que ya en su cuarta promoción y coincidiendo con el “día internacional de la madre tierra” ha realizado esta primera salida enoturística que he tenido la suerte de acompañar. Dejo por aquí constancia del momento compartido y mi agradecimiento a ambos por tan completa y didáctica visita, maravillosa tarde, paisaje y ¡vinos!

La Encina Blanca de Alburquerque se encuentra en plena Dehesa Extremeña en la Finca El Hito, en tierras pedregosas y arenosas predominantemente de encinas que alcanzan, entre rocas, hasta los 500 años de edad. A nuestra llegada y, tras la inmejorable cariñosa bienvenida de los mastines de la finca, nos cuenta su dueño una historia con mayúscula:

Alburquerque elabora vino desde la época romana S.I y alcanzó su máximo esplendor como productor de vino en el S. XV. Ojo al dato. Es de este último siglo medieval el registro de una finca de viñedos con más de 2.000 hectáreas. Los winelovers de la época, el clero, la nobleza y el ejército, campaban a sus anchas en aquellos lares con entonces hasta cuatro castillos. En la Corte de Castilla se bebía el vino de Alburquerque. Fue el padre de Isabel la Católica quien comenzó la cesión de dehesas y castillos de Alburquerque. Después vendría que Almendralejo fuese la tierra de vinos de Badajoz, entonces la Tierra de Barros era esencialmente cerealista y con algo de olivar.

Para recuperar la tradición vitivinícola nace en 2015 esta única bodega del municipio de Alburquerque y a este noble objetivo se le van sumando otros no menos atractivos como el reciente descubrimiento y preservación de lagares rupestres, ¡más de 300 en la zona! Y la recuperación de variedades autóctonas y su similitud con las fronterizas portuguesas. Identidad de un terruño y en definitiva de una bodega que sabe a dónde va y de la que será un placer ver su evolución.

El equipo de enología de La Encina Blanca de Alburqueque formado por la enóloga Esther Gamero y el enólogo asesor, Juan Andrés Martínez, de Bodegas Payva, desarrola un proyecto de investigación conjunta con tres eminencias en su área como son Esperanza Valdés del CICYTEX, Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura, y Félix Cabello y Gregorio Muñoz del IMIDRA, Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario.   

Proyecto I+D+I que cuenta con una plantación experimental en la finca El Álamo, para la recuperación de variedades minoritarias y no sólo. Variedades muy interesantes que sin duda dotan de singularidad el proyecto, como la considerada variedad extinta Zurieles, con un viñedo de 7,5 hectáreas de más de 150 años, con la que conseguirán próximamente lanzar el único vino del mundo de esta variedad. Vides de Balsa Blanca y Balsa Tinta, en Portugal conocidas como Folgasão y Alfrocheiro respectivamente. También cuentan con algo de Grand Noir y Siria (variedad que no se da en España pero sí en la Beira Interior en Portugal). Tienen hasta variedades que provocan la carcajada general del grupo visitante, como la conocida con el nombre de Teta de Vaca y las Bastardo Blanco y Negro y por supuesto otras reconocidas variedades de la zona, como las Garnachas Tintoreras, Tempranillos, los de aquí en vides a pie franco o prefiloxéricas y viñas viejas, de la variedad blanca autóctona de Cayetana, etc.

         Cepa de más de 150 años con la variedad blanca, autóctona de Extremadura, Cayetana

Nos cuenta el empresario José Rivero Sudón otros datos curiosos respecto a variedades a destacar, como que en la década de 1970 se registró en Salamanca la variedad portuguesa Pero Pinhão de Portalegre como Verdejo Serrano y que, además del registro en Salamanca, su finca de Alburquerque también garantizará la preservación de esta uva autóctona, destaca que la verdejo Serrano tiene parecido sabor a la Verdejo e igual color.

Continuamos la visita por esta bodega “boutique” desde el viñedo a los depósitos, hechos a medida. Allí nos habla de pruebas de levaduras neutras y de que el vino que él quiere lo conseguirá dentro de ocho o diez años, también de maceraciones en frío para extraer mucho más de la piel de la uva con estas maceraciones prefermentativas. Es decir antes de que aumente la temperatura y las levaduras empiecen a sentirse a gusto y arranque la fermentación, a partir de los 12-14º en los blancos y de los 15-17º  en tintos. Fermentación que transformará el azúcar natural del mosto en alcohol y en CO2.  

Y sin olvidar que esto es una visita de clase práctica, dirigida a los alumnos de la Escuela Europea del Vino de Badajoz, pasamos a la sala de barricas y su profesora les cuenta el método tradicional o champanoise por el que los vinos realizan una segunda fermentación en botella, que provoca que queden moléculas de CO2 en el líquido y por ello sea espumoso.

Como sabemos el Cava de Extremadura se produce en Almendralejo, pero es también este Espumoso de Alburquerque uno de los grandes productos de esta casa y de la región.

Para finalizar la visita pasamos al restaurante con un precioso mirador que nos ofrece vistas panorámicas para la contemplación y el disfrute de la dehesa extremeña, al fondo preside el Castillo de Alburquerque. En este marco catamos algunas de sus mejores referencias.

 

Y hablamos de premios y concursos, como el del Encuentro de Vinos de Extremadura-Alentejo –  sobre los que ya se ha publicado completa información en este blog de La Vida Ibérica– y otros nacionales e internacionales, en los que La Encina Blanca de Alburquerque está siendo merecidamente reconocida.

Su última alegría son dos oros y una plata,  obtenidos nada más y nada menos que en el Challenge International du Vin 2019. El más antiguo de los grandes concursos de vinos internacionales y también el mayor concurso internacional de vino organizado en Francia, con la participación de más de 5000 vinos procedentes de 37 países, degustados por 700 profesionales.

Citamos las tres medallas aquí conseguidas, sendos Oros para Verdejo 2017 y Blanco 2017 y Plata para su Espumoso Reserva y las celebramos con ellos.  ¡¡Enhorabuena a todo el equipo!!